Azocar Catrón Arquitectos

BANCA INFINITA

“Banca Infinita” es una instalación desarrollada para el Jardín Botánico del Colegio Enrique Molina, en Concepción, Chile, cuyo objetivo es la revalorización y rehabilitación de este espacio.

El proyecto surge con la intención de visibilizar y dar a conocer uno de los jardines botánicos más importantes de la ciudad, no sólo por su antigüedad y valor histórico, sino también por las especies árboreas presentes en él, ya que muchas de ellas son de origen nativo y algunas están en peligro de extinción. A pesar de esto, no era posible acceder al jardín, ya que no existía un equipamiento que potenciara su uso y visita.

En el jardín, sólo existe un monolito que rememora a los fundadores del colegio y un sinuoso sendero, desde el cual es posible apreciar las especies arbóreas plantadas sin orden aparente, haciendo del jardín, solo un lugar de tránsito.

Para la rehabilitación del lugar, tras registrar anhelos y posibles usos con la comunidad del colegio, se propuso incorporar una banca circular continua, de 14 m. de diámetro, constituida por la repetición sistemática de 67 módulos de madera, la cual solo se ve interrumpida por el sendero existente, posándose cuidadosamente sobre el paisaje. El monolito, de gran importancia para profesores y estudiantes, queda contenido en el centro de la banca, lo que le otorga un importante protagonismo dentro del paisaje.

En la banca, se espera que se realicen clases, talleres y encuentros entre los estudiantes, reincorporando este lugar a la cotidianidad del colegio y como un objeto icónico que visibilice este jardín como un espacio público y natural dentro de la ciudad de Concepción, ya que su construcción permitió que el Jardín Botánico se abriera al público general y no quedara restringido sólo a la comunidad del colegio.